Nosotros:

Encabezado Carta

Edificio Otto Wulff
Edificio Otto Wulff, Buenos Aires.

Comienzos

A comienzos del siglo XX en la ciudad de Colonia existía la quinta 'Esmeralda' perteneciente a Otto Wulff, se extendía desde Av. Aparicio Saravia hasta el Rio de La Plata y desde Gonzalez Moreno hasta Baltasar Brum. En aquel entonces los alrededores eran quintas y algunas casas, todavía no existía la rambla cotanera por lo que la quinta del Sr. Wulff tenía acceso directo hasta las barrancas y la playa. Era mayormente utilizada por Emma Christensen, la Sra. de Wullf y administrada por el Sr. Carlos Edholm, entre lo que se conoce de la misma se puede destacar el Chalet (actuamente en ruinas), un galpón utilizado como tambo, plantaciones de frutales y un parque con fuente y jardínes.

El 21 de Abril de 1913, según anotaciones del libro 'Otto Wulff Colonia (R.O.) Mayor Nº1' se detallan los gastos para la apertura de una nueva sucursal de la Barraca Otto Wulff en la ciudad de Colonia. La sede central se ubicaba en Argentina, en el año 1914 Otto Wulff inaugura un magnífico edificio ubicado en la esquina de Av. Belgrano y Peru en el barrio de Montserrat, actualmente patriminio histórico de la ciudad, en adelante esta sería la casa matriz de la Barraca Otto Wulff. En los años siguientes Wulff vende el edificio y años más tarde en el 1922 fallece al caer de una claraboya, a pesar de esto el funcionamiento de la Barraca se mantiene. A lo largo de los años se fabricaron diferentes productos bajo la marca 'El Lobo' (Wulff significa Lobo en alemán), entre los que se pueden destacar clavos, alambres y pesticidas. Aunque el fuerte de la barraca eran las maderas, provenientes del norte Argentino o del Paraguay muchas de ellas utilizadas como durmientes para las vias ferreas y otras importadas para el uso en la construcción de industria y hogares.

Tambo quinta Esmeralda
Tambo de la quinta 'Esmeralda'.




Fabrica de hormigón

Durante muchos años se fabricaron piezas hormigón armado, mayormente cañerías y tapas para cámaras. La empresa contaba con una grúa para mover las piezas, gran varidad de moldes y un galponcito que se utilizaba como cocina para los trabajadores. En aquel entonces el cemento no venía en bolsas sino que se descargaba a granel y se fraccionaba en la barraca, existe aún el galponcito donde se descargaba y se realizaba el fraccionado con un techo movil que se abría para la descargar. Las nuevas oficinas se construyeron utilizando varios moldes de ventanas a partir del hormigon armado que aquí mismo se fabricó, actualmente siguen siendo parte de la arquitectura del edificio y los moldes aún existen. Anteriomente las oficinas se encontraban en una casita donde hoy existe un supermercado, todo el mobiliario de aquellos años continúa siendo utilizado en la actualidad y es parte de la historia y actualidad de la barraca.

Lista de precios - Alambres
Lista de precios de alambres.



Thorolf Skattebo

Nacio el 9 de Abril 1910 en Vaaler y Soler, Noruega. El 7 de Enero de 1929 a los 18 años de edad, viajó en la inauguración del barco 'Monte Cervantes' desde Alemania al puerto de La Plata, Argentina donde se dedicó a trabajar con cueros. En el año 1930 se mudo a Uruguay, donde vivió en la quinta Wulff y trabajo en la Barraca hasta el día de su fallecimiento.

Tras la muerte de Otto Wulff y luego la Sra. Emma Christensen en el 1942, la propiedad de la quinta paso a manos de Carlos Edholm ya que no existian herederos. Sin embargo se dejo detalle de ciertas donaciones y deseos que fueran otorgados a la ciudad, como por ejemplo el parque Otto Wulff como espacio libre y abierto para todo público. El resto del terreno se fue vendiendo parcelado y la barraca fue comprada por Thorolf Skattebo el 2 de Octubre de 1945. En los siguientes años Thorolf se casaría con Angelica Servetto y tendrian un hijo llamado Reidar y una hija llamada Liv, ambos con nombres noruegos. Vivirian por algún tiempo en el chalet de la quinta para luego mudarse a las cercanias de la barraca en la calle Maria Nimo.

Actualidad

En el año 1992 fallece Thorolf dejando como herederos del comercio a Reidar y Liv, siendo el primero quien la trabajaria por varios años hasta jubilarse en el año 2007. Desde entonces hasta la actualidad la barraca es administrada por Georgina y Alexis, ambos hijos de Reidar. Pasados tantos años de historia intentamos mantener los valores y conceptos utilizados en el pasado mirando al futuro.

Bienvenidos...